11 diciembre 2017

El papel de ‘Catalunya en Comú – Podem', en las elecciones

Es pronto para sacar conclusiones cerradas, las encuestas no dejan de ser intenciones en un momento determinado, que además pueden esconder votos ocultos.

De cualquier forma, hay cuestiones meridianamente claras. Basta sacar promedios y ver las tendencias que se están produciendo.

No entiendo muy bien cuando se trata de hablar de dos bloques y a uno se le denomina independentista, mientras que al otro se le conoce como constitucionalistas. En el primero se incluyen Junts per Catalunya (JxC: Puigdemont), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC: Oriol) y la Candidatura d’Unitat Popular (C.U.P.) y en el segundo Ciutadans, PSC y PP. Lo que suele dejar a Catalunya en Comú (CeC), la marca podemita, fuera de los dos bloques, como si estuviera en el limbo.

Para empezar es absolutamente interesado que CeC quede fuera del bloque Constitucionalista, puesto que respeta la actual Constitución y la cumple, aunque su propósito sea cambiarla para actualizarla, después de haber constatado que tras casi 40 años ha quedado obsoleta en partes fundamentales y que sólo el 20% de la población actual la votó, en su momento.

Así es que, yo llamaría a los dos bloques formados, para que no haya dudas, el bloque independentista y el bloque del 155. De esta forma queda claro que CeC no está en ninguno de los dos.

Hay algo que se repite en las distintas encuestas. Y, es que, aunque haya variaciones importantes en los distintos partidos, el resultado de los dos bloques parece que será muy parecido a los de las últimas elecciones. Los independentistas sumados, obtendrán entre 65 y 70 diputados, mientras que el bloque del 155 conseguirá entre 55 y 59, quedando CeC entre 8 y 12.


De ser así, como anuncian todas las encuestas la constitución de un nuevo gobierno sólo será clara y fácil si el grupo Independentista llega a los 68 escaños, algo probable. Lo que parece imposible es que, por ejemplo, Inés Arrimada, candidata de C’s pueda ser investida, porque para ello debería contar con los votos de CeC, algo imposible, porque aunque obtuviera los del PSC y del PP no llegaría nunca a los números del otro bloque. Por tanto, C’s parece que podría quedar entre los tres primeros partidos, incluso el primero, pero sin posibilidades de gobernar. CeC nunca puede pactar, ni votar en blanco para hacer president de la Generalitat a nadie del PP ni de C’s. Es el fruto de su política de extrema derecha que está llevando a cabo en Cataluña.

Así es que, de no conseguir los independentistas una mayoría absoluta de escaños –parece que es casi imposible, una mayoría absoluta de votos— sólo podrían gobernar en minoría si el CeC decidiera abstenerse. Algo muy difícil. Hay que recordar que los idearios y la gestión corrupta del partido de Puigdemont es incompatible con CeC, que sería quien podría darles la mayoría absoluta.

Por tanto, sólo quedarían dos posibilidades. Una, la convocatoria de nuevas elecciones –quizá la más probable--, y otra, una vez que ERC haya claramente renunciado a la vía unilateral de Independencia, si los números lo consienten, un tripartito entre ERC, PSC y CeC, cuyo líder se debería acordar.

Queda por tanto, demostrado que la importancia de CeC, más que por su número de diputados, será por su posición centrada entre los dos bloques, lo que puede hacerle jugar de comodín de los acuerdos de investidura y de gobierno.

Nada va a ser fácil el 22 de diciembre si se cumplen los pronósticos. El nuevo o la nueva president, así como la formación del futuro govern es muy complicado. Si alguien pensaba que con unas nuevas elecciones se resolvía el problema, podrá darse cuenta de su error en unos días.

Salga lo que salga, lo más importante es que empiecen a dialogar todos los actores. Es la única forma. Por un lado deberán renunciar a declarar la independencia unilateralmente, y por otro, deberán sentarse de una vez y reconocer que hay una realidad con la que hay que convivir y que no es posible que se soluciones con medidas represoras o haciendo como que los independentistas se van a disolver en un vaso de agua.

Malos tiempos para los partidos intransigentes. Si el PP y C’s no son capaces de abrir una vía de diálogo con los independentistas (supongo que PSC y CeC lo harán sin problemas) y si los Independentistas siguieran con su intento de independizarse de forma unilateral, se volverían a reproducir los mismos hechos. Y, sinceramente, ya estamos hartos, y los experimentos con gaseosa, por favor.

Salud y República


P.D. Por cierto, no sé qué hacen Junqueras, Forn y los Jordis en prisión preventiva, todavía. Llibertat!!

03 diciembre 2017

La Justicia es igual para todos… dice el PP, mientras la amaña en el caso Gürtel

Hay que ver qué cara más dura. Eso sí, legalmente, con trampas legales, gracias a unas leyes y normas que tanto adoran, hechas a su medida para perpetuarse y conseguir impunidad, aunque no tengan mayoría absoluta. Nos chulean constantemente y lo hacen con la excusa de hacerlo legalmente.

 La separación de poderes hace aguas por todos lados. Justo de lo que más presumen. Actúan a sabiendas contra esa separación, con premeditación, nocturnidad y alevosía. Eso sí, legalmente, que para eso tienen unas leyes que les protegen.

El caso Gürtel es de libro, y estoy convencido de que se estudiará en el futuro en las facultades de Derecho y Políticas, como un caso claro de manipulación desde el poder.

Al final el caso Gürtel, que ya les ha condenado socialmente con unas pruebas más claras que el caldo de un asilo, es un típico caso de demolición democrática, eso sí, utilizando ‘su democracia’ para salvarse. Esa democracia falsa y oportunista que pretende utilizar todos los resortes, que previamente se han colocado de forma interesada, para que de forma maquiavélica, puedan justificarse medios impropios e ilegítimos.

El mangoneo en los nombramientos y ceses de los jueces y fiscales de los principales órganos de gobierno judicial ha sido, es y será –si se sigue con el mismo sistema de nombramientos y con el PP como partido mayoritario— tan cotidiano como lamentable. Así, han caído del tribunal que debe juzgar la Gürtel, Julio de Diego (que fue quién con su voto logró sentar a Rajoy en el banquillo) y Ángel Hurtado, ambos progresistas. Sus sustituciones no se han hecho esperar: Juan Pablo González, un juez que formó parte del CGPJ, a propuesta del PP y María José Rodríguez Dupla que se ha encargado de hacer unas normas que permiten sustituir a jueces con causas abiertas.

Y es que esto viene de lejos, recordamos a Pablo Ruz, quién empezó la instrucción y a quien no pudiendo doblegarle le negaron una prórroga para seguir con el caso. Después colocaron a Concepción Espejel (la amiga Concha para Cospedal) que fue recusada, lo que aprovechó el PP para ascenderla y llevarla a la Presidencia de la Sala de lo penal) lo que hace que sea ella una pieza imprescindible para la designación de los jueces encargados de las causas del PP.

Las sospechas siguen en la Fiscalía, con el fiscal Manuel Moix, reprobado por el congreso, y aunque se vio obligado a dimitir como Fiscal general anticorrupción, sigue en la Fiscalía del Estado, o el nuevo fiscal general del Estado: Sánchez Melgar, más de derechas que el grifo del agua fría.

La composición de los órganos de gobierno judiciales tiene que cambiar, si se pretende independencia judicial. Puesto que parece imposible, y lo es, que estén formados mayoritariamente por el partido que gobierna, puesto que lo hace ser juez y parte. Y si a esto añadimos que el Fiscal General también lo nombra el gobierno, estaremos en una democracia coja, incapaz de hacer valer una de las premisas esenciales de la misma: La separación de poderes. El ejecutivo no puede ser juzgado por personas afines, salvo que lo que se pretenda, y así es, es tener impunidad y salir airoso de cualquier caso turbio que pudiera provocar. El caso de la Gürtel no es el único. La actuación de la Audiencia Nacional, del Tribunal Supremo, de los Tribunales Superiores de Justicia y de la Fiscalía del Estado deja mucho que desear. Hoy están bajo sospecha, puesto que sus miembros son elegidos directa o indirectamente por el gobierno. Y ya todos sabemos cómo elige el Partido Popular, cuyo lema es “ande yo caliente, ríase la gente” y cuyo fin es protegerse, como partido, --los ciudadanos no dejan de ser un efecto colateral-- y tener todo atado y bien atado.

Salud y República

28 noviembre 2017

El PP vuelve a vacilar al PSOE y lo deja con el culo al aire

Una vez más. Y no escarmientan. Probablemente será por aquello de que siguen creyendo en un bipartidismo que cada vez está más caduco. Si no, no se entiende. Sánchez ha vuelto a pecar de ingenuo, y no es la primera vez. Fiarse de Rajoy y sus muchachos, sin garantías, nada más que con su palabra, es pactar en vacío. Debería aprender, el bueno de Sánchez, que la palabra de Rajoy, más que ninguna, se la ha llevado, se la está llevando y se la llevará el viento. Hay que estar ciego para no verlo.

Sánchez no ha hecho más que ceder últimamente. El ‘No es No’ de junio al artículo 155 se convirtió en Sí absoluto. Eso sí, el PP no sólo consiguió el apoyo del PSOE al 155, algo que parecía imposible dos meses antes, sino que además obtuvo que los socialistas renunciaran a la reprobación anunciada a Sáenz de Santamaría. Todo a cambio de que el PP –así lo dijeron, ambos partidos--, se adhiriera a una comisión para reformar la Constitución.

Pues bien, Sánchez obediente y consecuente con ese acuerdo, traiciona su propia palabra, a muchos de sus seguidores, y accede a aprobar el 155 y renuncia a la reprobación de la vicepresidenta. Sin embargo, el PP, como de costumbre, una vez conseguido su objetivo, empieza a poner peros a la reforma constitucional, antes de empezar, dejando con el culo al aire a Sánchez que ha cumplido su pacto y se ha quedado compuesto y sin novia.

Lo grave, lo muy grave, es que si el PSOE hubiera rechazado el 155, el panorama hoy sería muy distinto, puesto que el PP, sólo con Ciudadanos, en minoría, tendría que haberse sentado a hablar, algo que no vio necesario puesto que prefería la dureza del 155, a la que antes que nadie se había adherido Rivera, colocándose a la derecha del PP, y cada día más, mucho más cercano a posiciones ultraderechistas (Una, Grande y Libre).

Ayer, Rajoy lo decía muy claro, con frases como éstas: “No está previsto en mi programa electoral”, “Acordé hablar de la Constitución, no cambarla”, “No es prioritario para el PP”. Y se ha quedado tan pancho. A sabiendas de que ha vuelto a ganar y de que el PSOE le ha limpiado la alcantarilla de forma gratuita.

Ahora, sólo les queda lamentarse. Ha vuelto a unirse con la derecha para hacerle el trabajo sucio, a cambio de nada. Pero está claro que no es la primera vez y, ojalá que me equivoque, no creo que sea la última. Aquella promesa de hacer políticas de izquierda y de no aplicar el 155 ha quedado aplastada por el PP que le ha ganado la partida, y con chulería, premeditación y alevosía.

¿Alguien se extraña de que Rajoy mienta? ¿Alguien se extraña de que Rajoy no abrirá, si no es a la fuerza, el melón de la Constitución? Pues parece que Sánchez y su partido no se habían enterado. Ahora sólo les queda volver a llorar e interiorizar otro engaño más de sus amigos peperos. Y lo peor, es que no aprenden.

Salud y República

26 noviembre 2017

Así está acabando Rajoy con la crisis

Rajoy y sus muchachos insisten en que la crisis está acabando y presumen de sus logros y de que estamos ya en tiempos de bonanza. Y es que basan sus afirmaciones en el crecimiento del PIB, únicamente, lo que les está cegando, de tal forma, que parece que vivimos en un país maravilloso donde somos los primeros de la clase de la UE.

Y es que, aunque el PIB crezca más que la media, para tener una visión más amplia de la situación, se deben estudiar otros parámetros, porque si no, puede parecer que vivimos en otro país, y esa variable puede hacernos ver un oasis, donde sólo hay barbecho.

Para demostrarlo ha tenido que venir la UE (esa institución a la que Rajoy pone de ejemplo siempre y a la que defiende hasta bajarse constantemente los pantalones ante sus grandes popes como la Sra. Merkel) y emitir un informe que no tiene desperdicio. En donde demuestra que la situación de España, no sólo no es buena, como insisten los peperos, sino que es crítica.

Este informe dice que España suspenden en desigualdad, y dice que somos el tercer país, después de Rumanía y Bulgaria (como se puede comprobar “dos países punteros”) que tiene la mayor desigualdad.

Afirma también que el 13% de los trabajadores son pobres, que no llegan a fin de mes, debido fundamentalmente al alto índice de contratación temporal y parcial, y al bajo salario.

Nos afirma que el poder adquisitivo de los españoles, durante los años de la crisis, ha disminuido el 8%, ocupando el cuarto lugar de los países de la UE de los que más han perdido. También confirma que España es el segundo país, sólo detrás de Malta (otro país puntero), en porcentaje de abandono escolar (19%), cuando la media europea es del 15% .


También nos sitúa a la cabeza de la cantidad de jóvenes NINIS (ni estudian ni trabajan), ya que tenemos el 15%, cuando la media es el 11%.

Si a todo lo que este informe aporta añadimos lo que dicen otros datos como que el número de millonarios en España durante la legislatura 2011-2015, con Rajoy como presidente, aumentó el 40%, mientras que los pobres aumentaron un 20%, o que las empresas, en estos momentos pagan un 50% menos de impuestos que antes de la crisis, mientras que siguen siendo los trabajadores (que pagan un poco más que antes) los que mantienen lo que queda del Estado del Bienestar, o que la deuda ha aumentado en cuarenta puntos, o que se ha vaciado la caja de las pensiones, podemos concluir que la crisis está más viva que siempre.

A todo lo anterior sumemos una gestión gloriosa: una amnistía fiscal, donde los defraudadores blanquearon su dinero pagando un 3% de impuestos, un “préstamo a los bancos” de más de 60.000 millones de los que no recuperaremos el 70%, y una corrupción generalizada que ha sido y es un aguijón que hoy penetra no sólo en bastantes miembros del Partido Popular, sino en el mismo partido que tiene que asumir causas judiciales. Y qué decir del aumento explosivo de la deuda en cuarenta puntos o del vacío de la caja de las pensiones.

A esta situación el PP responde que se está saliendo de la crisis. Esta es la obra de Rajoy y sus muchachos, y de esto se jactan. Y, sinceramente, es verdad que la crisis ha acabado… pero para sus amiguetes: las grandes empresas y los más ricos. ¡Qué importan los otros!

Salud y República

21 noviembre 2017

Esos policias: a la puta calle. Además de lo que dictamine la Justicia

No es posible. Ya está bien de la ley del embudo. No se puede comprender cómo algunos policías municipales violentos y franquistas pueden campar por sus lares. “Hay que abrirles un expediente”, dicen desde el Ayuntamiento. Pero, ¿qué broma es ésta? No se puede ser blandito cuando desde la atalaya del monopolio de la represión se dicen cuestiones tan graves como las que han manifestado en su grupo de whatsapp. Un grupo formado por 115 policías municipales, que o bien han dejado que ocurra sin poner remedio (salvo uno que es el que lo ha denunciado), o bien han participado en este jolgorio asqueroso y delictivo. ¿Por qué, después de muchos meses de insultos y amenazas graves sólo uno de ellos se ha atrevido a denunciarlo? Uno, que cuando quiso recriminar a sus compañeros, fue, también, amenazado de muerte.

Podría considerarse que se trata de un grupo pequeño y que no va más allá, si no fuera porque varios sindicatos de los policías municipales, de los más importantes (como la UPM o el CSIF), les apoya y les defiende, lo que quiere decir que también ellos se hacen corresponsables de dichos mensajes. ¡Una barbaridad! Estoy convencido de que hay muchos policías que no comparten lo de este grupo de cafres y potenciales asesinos, pero también es natural, después de ver cómo algunos de sus sindicatos les defiendan, pensar que  no están solos con sus salvajadas.

Éstas son algunas de las amenazas y de los insultos vertidos a la Alcaldesa:

·        “Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros”
·        “Que se muera la zorra vieja ya”
·        “Hija de la grandísima puta, zorra vieja mal parida”
·        “La verdad es que yo me alegraría si sufriera un accidente y tuviera una muerte agónica”

Éstos otros mensajes iban dirigidos a los periodistas Ana Pastor, Antonio García Ferreras y a la Sexta, si ocurre un atentado:

·        “Ojalá sea ella una de las víctimas la próxima vez, ella y el indeseable de su marido”
·        “Ojalá que explote la sexta con todos ellos dentro y que ese día estén también pablo iglesias y rufián”
·        “Pero que tengan una muerte lenta y agónica para que dé tiempo a que les entrevisten”

Estos malnacidos escribieron también mensajes, a favor de Hitler:

·        “Este señor si sabía cómo hacer las cosas. Este señor es DIOS (debajo de una fotografía de Hitler)”
·        “Ya estarían echando humo sin parar las chimeneas, si él estuviera al mando”

Los inmigrantes tampoco se van de vacío. Su xenofobia asquerosa y deleznable les delata en algunos mensajes salvajes:

·        “Yo los tiraba al mar. Comida para peces”
·        “Recordad que son los mejores, que son unos campeones, que les aplaudimos por venir a este país saltando una valla”
·        “Recordad que tenéis algunos compañeros que favorecen este tipo de gentuza alrededor vuestra”
·        “Napal para los guarros”
·        “Otra opción puede ser el incrustarles casquillos vacíos en la nuca a martillazos”
·        “Yo habría (con h de…) la llave del gas y los despiojaba”
·        “Es mejor la lapidación… gran invento…”

Y como colofón, se definen de una forma muy gráfica:

“Somos justicieros. Impartimos justicia”
“Estamos donde debemos: en la calle. Matar es nuestro lema”

Esto es sólo una pequeña muestra. Además El Diario ha comentado que mañana saldrán nuevos mensajes inquisitoriales, criminales e injuriosos.

No es sólo cuestión de las amenazas vertidas, querer asesinar a la alcaldesa, querer acabar con los inmigrantes, querer poner bombas en algún medio de comunicación. Esto, de por sí, es gravísimo, pero más grave es si cabe, que gentuza que hace estas manifestaciones cuente con armas como una pistola y una porra y tenga como objetivo defender a la ciudadanía. ¿Alguien piensa que podrían hacer estos canallas en cualquier manifestación convocada por la izquierda?

No basta con una denuncia. Este trámite es indispensable, pero la medida inmediata es la expulsión del cuerpo. Las pruebas son tan evidentes que no hay razón para esperar. Son razones objetivas de despido procedente. No se debe esperar, estos cabestros son un peligro público que hay que atajar. En cualquier empresa los hubieran echado, sin la menor duda, en el caso de que hubieran amenazado a su jefe o a algún compañero de muerte. Al margen de la consecuente acción judicial.

Pero parece que aquí, en este país, mientras se vulneran derechos contra las víctimas del franquismo, se mira a otro lado, cuando no se ensalza, a los seguidores del mismo. ¿Será porque todavía una parte del franquismo esta viva y detenta el poder? ¿O no?

Salud y República

15 noviembre 2017

La Justicia también es machista

Ya sé que no todos los jueces lo son. Sé también que algunos se comportan a favor de las mujeres maltratadas, pero mientras que ante abusos sexuales contra las mujeres existan individuos togados que actúen con métodos misóginos se puede confirmar que  la Justicia también es machista. Perpetúan el machismo y debilitan la defensa de la mujer.

Esto es lo que ocurre con decisiones como las del Tribunal que lleva el caso de “La Manada”, ya saben ese grupo de cinco canallas que acorralaron a una joven y la metieron en un portal para violarla, durante las fiestas de San Fermín del año pasado. Pero no, no sólo se conformaron con esa repugnante actuación, además lo grabaron para hacerlo público y regodearse de tal acto infame. El vídeo grabado lo encabezaron con la frase: “Follándonos a una entre cinco”.

Pues bien, este acto está siendo juzgado por un Tribunal que ha tomado decisiones lesivas para esta joven madrileña sin ningún rubor y al albor de un comportamiento machista de primera categoría.

En primer lugar, estos salvajes componentes de La Manada (un guardia civil, un militar y tres civiles) mantenían contacto en un grupo de whatsapp en el que se incitaba a violar y  se contaban sus delitos como hazañas. Sin embargo, el Tribunal decidió que los mensajes anteriores al día 7, cuando ocurrió el hecho, no se deberían tener en cuenta puesto que sólo se juzgaba un hecho concreto, el de la violación grupal de ese día.

Algo que parece insólito, puesto que parece que esos mensajes podrían contener elementos delictivos que podrían demostrar que estos cinco violadores habrían podido cometer actuaciones similares con anterioridad. Se ve que al Tribunal no le pareció interesante cuál había sido el camino delictivo que estos violadores habían seguido hasta ese momento.

Pero, aún hay más, y es que ese mismo Tribunal que no admitió los whatsapps de La Manada, ha creído oportuno incluir en el sumario el contenido de un seguimiento a la joven víctima, efectuado por un delincuente contratado por el defensor de uno de los acusados, con el fin de espiar cuál ha sido el comportamiento de esa mujer y tratar de hacer ver que esa violación no le ha cambiado su vida, y su comportamiento es normal.

¡Qué barbaridad! ¿Acaso quieren juzgar el comportamiento de la víctima? ¿Cómo se permite que se grave la vida de alguien sin consentimiento judicial o de la persona grabada? ¿Qué tiene que ver lo que haga esta mujer en su vida diaria con lo que pasó? ¿Acaso tratan de encontrar algo en la vida de la violada para poder afirmar que se lo merecía? ¿O es que para condenar a estos canallas, la mujer no debería continuar una vida normal? ¿Se trata de culpabilizar a la víctima para defender a los violadores?

O sea, este Tribunal machista es capaz de no tener en cuenta pruebas anteriores al hecho de los violadores, que podrían determinar la organización grupal de la violación y, sin embargo, pretende tener en cuenta lo que se ha grabado, sin ningún permiso, de la vida de la mujer. Está claro que lo que pretenden estos sinvergüenzas con ayuda de este Tribunal es demostrar que no le han quedado secuelas a la mujer (como si pudieran saberlo) y que goza de una vida ‘normal’, por lo que según ellos, podrían llegar a decir que no la ha afectado o incluso que se lo merecía.

Está claro el propósito de los violadores, pero que un Tribunal colabore en llevar a efecto tales desmanes parece increíble y debería hacer que el CGPJ le abriera un expediente. ¿Claro que, visto hasta qué punto puede llegar esta lacra criminal machista, quién ha dicho que el CGPJ no hubiera actuado igual?

¿Recuerdan aquel caso del juez que justificó una violación porque la mujer llevaba minifalda? Fue en 1989. Y por ahí andamos todavía…


Salud y República

09 noviembre 2017

La jueza Carmen Lamela recibe su tercer premio por su pasión pepera, en un año

Ya lo entendíamos, pero ahora ha quedado totalmente al descubierto. Esta jueza que primero encarceló a los Jordis, y luego a una parte del govern català es una luz que guía los pasos del PP por la Audiencia Nacional. Y es que es muy agradecida, y el PP la premia por su apoyo y afección a Rajoy y los suyos.

El fiscal reprobado Maza, que ha sido el gran impulsor de las peticiones de cárcel para todo lo que no se escudara bajo el nacionalismo español, ha encontrado su aliada en la jueza de la Audiencia Nacional y juntos han llevado a cabo la operación más sucia que se recuerda.

Y a cada cual su premio. El fiscal que debió ser cesado y fue reprobado por el Parlamento Español ha encontrado su mayor aliada anti-independentista en una jueza que ha sido galardonada –las condecoraciones llevan asignadas una prestación económica— en dos ocasiones, en el último año: en octubre de 2016, le otorgaron la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil”, siendo ministro Jorge Fernández Díaz (ministro reprobado), y la medalla al Mérito Policial en septiembre de este año se la otorgó el Ministro del Interior, Juan Igancio Zoido (otro ministro reprobado).

Pero la cosa no se queda ahí, la jueza Lamela que ocupaba el cargo provisionalmente, acaba de ser nombrada, entre varios candidatos, jueza titular con plaza fija en la Audiencia Nacional. Otro premio, y van tres en poco más de un año, que el gobierno pepero concede a su fiel aliada. En esta ocasión, ha sido propuesta por el ministro de Justicia, Rafael Català (curiosamente, otro ministro reprobado)

Los dos, con sus servicios prestados, no desde luego a este país, al que con sus decisiones están obstaculizando la solución con Cataluña, sino al Partido Popular, al que sirven con un vasallaje indigno de un fiscal, aunque sea nombrado por el gobierno y menos de una jueza de la Audiencia Nacional salvo que…


Todo esto no ha hecho sino calentar el ambiente con una decisión injusta, como es la de dictar prisión preventiva a los Jordis y a ocho componentes del gobierno catalán. Todo el mundo, pensaba hasta hace un mes que la prisión preventiva es una medida muy extrema, por lo que significa encarcelar a personas antes de ser condenados en firme. Y así trataron de explicarlo las élites políticas, muchas de las que se llaman constitucionalistas hoy, para defender que, por ejemplo y entre otros, no estuvieran en la cárcel Urdangarín y Rato. Pero claro, ha vuelto a funcionar la ley del embudo.

Ayer huelga. Todos estos días manifestaciones y concentraciones continuas en Cataluña y un puñado más de independentistas que se convierten con fervor al ver lo que hay al otro lado del espejo.

Basta ya de un gobierno que no respeta la separación de poderes, basta ya de un gobierno que se apoya en un partido acusado de corrupción y de ganar dopado las elecciones. Basta ya de utilizar la represión y el miedo. Basta ya de soportar a un partido que trata de solucionar judicialmente los problemas políticos.

Por cierto, no quisiera dejar de señalar la incoherente actitud de un partido que se llama de izquierdas, como el PSOE, y que de la mano de la derecha (el PP) y de la extrema derecha (Ciudadanos) ha ayudado a aplicar el 155 y no es capaz de pedir estas excarcelaciones injustas.

¡¡LIBERTAD PARA LOS JORDIS Y EL GOVERN CATALÀ!!


Salud y República

05 noviembre 2017

Lo que el PP tapa con el Procés Català

El llamado Procés Català está dejando en la cuneta asuntos de primera importancia, de los que, al parecer, los medios apenas dan cobertura. Y no es que no tenga importancia lo que ocurre en Cataluña, que la tiene, pero hay vida al margen, también.

Parece que todas las noticias negativas que se producen tienen que ver con Cataluña. Que si hay cientos de empresas que se van, que si se rebajan tres décimas las previsiones del PIB, que si se han gastado seis millones en el referéndum del 1-O, que si las empresas de rating nos quieren bajar la calificación, que si el turismo ha bajado un 20% en Cataluña, que si el paro ha aumentado más que en otras comunidades, etc. etc. Y todas naturalmente por culpa de los independentistas.

No voy a entrar en responsabilidades, que ya lo he escrito en más de una ocasión, baste decir que independientemente de los errores cometidos por unos y otros, la cerilla que incendió el fuego se la debemos a Rajoy y a su gobierno con el empeño de cargarse un estatuto que fue aprobado por todo el mundo menos por él y su partido, incluido el Parlamento español, el Parlament y los ciudadanos catalanes.

Pero sí quisiera hablar de otras noticias que pasan o han pasado casi desapercibidas y que son de primera magnitud, a mi modesto entender. Por ejemplo,
  
·        La insensibilidad y la insolidaridad mostrada por el gobierno Rajoy que ha conseguido batir el récord de ser el país que menos refugiados ha acogido. Mientras que Europa, también incumplidora y remolona ha acogido al 25% de los previstos, Rajoy y sus muchachos lo han hecho al 11%. Y si quieren ustedes, hablamos de las condiciones de cuarto mundo que tienen los CEAR (Centros Españoles de Ayuda al Refugiado), que constantemente denuncian ONG de primer orden.

·        El PP ha sido acusado, sin ambages, de corrupción, de manejar una segunda contabilidad con la que se ha financiado y ha jugado con ventaja en las campañas electorales. Algo que se sabía pero que ahora ha adquirido una veracidad sin tacha. Los casos Púnica e Inelsa han marcado un hito mayor en los juzgados.

·        Parece que Ruiz Gallardón está a punto de ser imputado por el caso Lezo y que su sucesora Ana Botella ha sido demandada por la venta de pisos sociales a un fondo buitre, por valor muy inferior al de mercado. Se vendieron a precio ínfimo 1860 pisos, que han dejado de recaudar al Ayuntamiento de Madrid 127 millones de euros.

·        Las puertas giratorias siguen funcionando. El último caso, el del ex director de la guardia civil –Arsenio Fernández de Mesa--, un trepa con cara dura que ahora, además de estar en Red Eléctrica, va a ingresar en una empresa armamentística, salvando el evidente conflicto de intereses.

·        La Fundación Francisco Franco (institución que en otros países estaría prohibida) ha conseguido parar el cambio de nombres de las calles de Madrid, de acuerdo a la Memoria Histórica. Mientras, el gobierno, declara de utilidad pública una asociación ultra contra el aborto (Más Futuro).


·        Acabamos de conocer que son las familias las que soportan –a la vez que lo sufren--, cada vez más, al Estado con nuestros impuestos. En los últimos diez años, han pasado de soportar el 74% al 83% del total de ingresos, mientras que la empresas han bajado del 22% al 12%. Lo que demuestra la injusta distribución de los impuestos. Hoy las empresas pagan 23.145 millones de euros menos que hace diez años. Además, hay que sumar el aumento de la evasión fiscal de las grandes empresas. Se ha hecho público que uno de cada cuatro euros de inversión española va a Paraísos Fiscales, y más de la mitad de la inversión que entra en España procede de un paraíso fiscal. ¡Y tan contentos!

Día a día, pasan desapercibidas noticias con el beneplácito del PP, que ve cómo el tiempo las hace añejas sin haber sido digeridas. Sin duda, lo que ocurre en Cataluña es importante, pero que poco se habla de otras cuestiones que nos atañen y que sin embargo, hoy, quedan olvidadas para alegría y jolgorio de los peperos, que pueden seguir haciendo de las suyas, mientras acentúan su nacionalismo cutre del “a por ellos”.

Salud y República

03 noviembre 2017

Un fiscal reprobado y una jueza condecorada azuzan el fuego contra Cataluña

Tenía intención de escribir algo al margen de Cataluña, pero las decisiones judiciales que tomó ayer la jueza Lamela –me refiero a la prisión provisional del gobierno catalán-- , instigada por el Fiscal General me hacen imprescindible que vuelva al Procès y comente algunas consideraciones que me parecen de primer orden.

Parecía que con la convocatoria de elecciones catalanas, se había calmado un poco la situación hasta que de nuevo, otra decisión errónea –probablemente calculado, no creo que el PP y sus adláteres judiciales sean tan estúpidos— ha hecho saltar la aparente tranquilidad por los aires y ha convulsionado de nuevo a la sociedad catalana.

Hablo naturalmente de la prisión preventiva que la jueza Lamela ha dictado contra ocho de los miembros del último gobierno catalán, ante la acusación de rebelión y sedición –ambas figuras discutidas por miembros importantes de la Judicatura-- y  que ha promulgado el Fiscal General Maza.

El Fiscal General del Estado que fue reprobado por el parlamento y que sigue al servicio de su amo, Mariano Rajoy, ha insistido en su actuación vengativa, impropia y vergonzosa. Y el testigo de su acusación lo ha continuado con placer inusual la jueza Carmen Lamela, curiosamente condecorada por el gobierno Rajoy y que a sus dos galardones –al mérito de la Guardia Civil y al merito Policial--, está claro que quiere unir otra, que bien podría ser al mérito de la “Unidad Nacional” o bien al de “Manolo Escobar” o, por qué no al mérito de “A por ellos”..

El Fiscal General debería haber dimitido hace meses por los affaires que terminaron con su reprobación parlamentaria, pero ahí sigue haciendo de las suyas y siguiendo al capo Rajoy con mandatos políticos de dureza y exterminio contra el enemigo. Y la jueza Lamela, que pudiendo haber dado más tiempo para que se pudieran defender los imputados --sólo les ha dejado horas para leer su acusación, lo que ha provocado su indefensión--, sigue sin duda con deleite el guión pepero del “a-por-ellos” hasta la extenuación.

Error tras error hasta la humillación total. Y todo ello sin darse cuenta de que siguen creando más independentistas con sus actuaciones vengativas. Ahora ponen la excusa de que se ha privado de libertad a los ochos miembros del gobierno porque podrían seguir el ejemplo de Puigdemont e irse fuera de España. Que no nos engañen. ¿Acaso se daba algún motivo para que se condenara a los Jordi a prisión preventiva? ¿Iban a huir cuando tienen a sus familias aquí y son simplemente unas cabezas sustituibles de unas asociaciones civiles? ¿Acaso iban a hacer desaparecer pruebas? Fue simplemente otro afán de venganza y humillación con pretensión de que fuera tomado como una medida ejemplar para otros colectivos.

Yo, que no soy independentista, no puedo estar de acuerdo con que se decida –para más inri, sin ser juzgados, como si fueran peligrosos delincuentes— la encarcelación de un gobierno por haber facilitado votar a los ciudadanos y haber declarado una república que tenía las horas contadas.

La operación obedece a un plan establecido de antemano. Todo está escrito y bien escrito, el triángulo Gobierno Rajoy, Fiscal General y Judicatura actúa siguiendo ese plan. No hay nada más que ver las prisas que se han dado, algo inédito en nuestra lentísima justicia, basta ver otros casos.

Que nadie se llame a engaños si esto termina como el rosario de la aurora. Cuando al fuego se echa, constantemente gasolina, el final es predecible. Hoy que se debería estar pensando en que hay unas elecciones cuyos resultados todo el mundo dice que apenas cambiaran, se tendría que estar pensando en el diálogo de verdad, salvo que queramos que después de todas estas barrabasadas y alguna mas que caiga, el dia 22 de diciembre, empecemos a vivir de nuevo el día de la marmota.

Evocando a Martin Niemöller y dedicado a mis amigos socialistas:

Cuando los peperos vinieron a por los desahuciados:
guardé silencio, porque yo tenía casa
Cuando dejaron de subvencionar a los dependientes:
me callé, porque yo no lo era
Cuando nos robaron el dinero para dárselo a los bancos:
me hice el tonto, porque no tocaron mis cuentas
Cuando quitaron subvenciones a los parados:
no protesté, tenía empleo
Cuando dejaron casi congeladas las pensiones:
no dije ni pío, todavía no me tocaba
Cuando injuriaron e insultaron a los rojos y comunistas:
opté por el silencio, yo era socialista
Cuando atacaron a los independentistas:
no hice ni caso, yo no lo soy
Cuando finalmente vinieron a por mí:
no quedaba nadie que pudiera protestar

Salud y República

27 octubre 2017

El Parlament proclama la independencia y el Senado aprueba el 155

El sentimiento independentista de una parte de los catalanes ha llenado su vaso. Todo son abrazos, besos y felicitaciones. Pero, ¿cómo terminará esto?

Ya sabemos que los independentistas han cometido errores, pero ahora, con toda la fuerza mediática española puesta en órbita, parece que sólo los errores independentistas nos han llevado a esta situación. Y no es verdad. La responsabilidad del Partido Popular ha sido notable.  

Más que nunca, tenemos la obligación de pensar en el camino que ha conducido a esta independencia, probablemente efímera. Las responsabilidades han de quedar al descubierto.

Aquí no hay un pueblo, el catalán, malo que se ha enfrentado a un Estado, bueno. Falso, partir de esa premisa significa un desconocimiento tremendo, además de un error total.


Todo empezó con un agravio garrafal contra Cataluña. El PP se empeñó en cargarse el Estatuto y encendió la mecha que extendió el fuego independentista. Un estatuto aprobado por el Parlament, el Congreso de los Diputados y, en referéndum, por el pueblo catalán fue llevado por los peperos al Constitucional, que se lo cargó. Algo increíble, y más si recordamos que algunos de sus artículos, declarados inconstitucionales, están presentes en otros estatutos como el andaluz o el valenciano, hoy en vigor.

Y la pregunta es de nota. ¿Hubieran los independentistas seguido el mismo camino de haberse respetado el estatuto que fue aprobado? No, rotundamente no, Yo creo que esa mecha encendida fue la que ha hecho crecer independentistas que vieron lo injusto de la medida. Y a eso, debemos añadir la inacción de un presidente, como Rajoy, incapaz de ver la gravedad del problema y que ha dejado pasar el tiempo sin mover un dedo, hasta que la escalada de las acciones ilegales independentistas le han llevado a aprobar el 155. Por cierto, un camino que el PP ha llenado de represión, de incompetencias, de silencio, de odio y con encarcelamientos. Sin la más mínima humildad y sensibilidad, con la fuerza de saberse más poderoso.

Rajoy no se puede ir de rositas. Aplicara el 155 –ya veremos de qué manera y a qué precio— y se quedará tan tranquilo. Sabe, perfectamente que esto le puede dar más votos en el resto de España. Y está claro que es de lo que se proponía. Olvidar la corrupción, las desigualdades, los recortes y atizar el fuego de la catalanofobia, todo eso le sirve para sus fines: ganar las próximas elecciones. Al menos así lo cree.

Punto y aparte merece la mención al Senado. Una institución casi muerta, con una inanición casi total ha servido para algo: Ser verdugo. Ahora entendemos su inutilidad, una institución donde el PP, a pesar de haber obtenido el 33% de los votos en el Congreso de los diputados, obtiene el 62% de los senadores.

Está claro que el Senado (cuya tarea es inútil en el 99% de su labor) ha encontrado un motivo para ser relevante: ser arma arrojadiza a favor del grupo mayoritario –absolutamente crecido por una ley electoral injusta—, esa ha sido su labor. ¿Alguien puede decir qué otra decisión importante ha tomado el Senado durante los cuarenta años que tiene de existencia? Ninguna. Este cementerio de elefantes sólo ha servido, hasta ahora, para enterrar en vida –por cierto, en muy buena vida— a cargos que han dejado de ejercer su función principal o que son promesas en ciernes.

La única solución al proceso catalán era unas elecciones anticipadas, pero el afán independentista inútil, por un lado, y las intenciones de dar la puntilla al rival y no dejarle ni respirar, por otro, ha hecho que este tren descarrile. Habrá que pedir responsabilidades. Puigdemont ha podido frenar el proceso convocando elecciones y Rajoy no ha querido sentarse a dialogar y ha preferido jugar fuerte aunque este juego le lleve a quedar como el presidente que forzó la independencia catalana, ya veremos a qué precio.

Hay que volver a la cordura y, por difícil que sea, iniciar un diálogo para que este episodio pase lo más rápidamente posible y se encuentre una solución a la demanda de la sociedad catalana, que sin duda pasa por un referendo acordado. No vale la represión, el 155 es un instrumento que dará mayores problemas. ¡Al tiempo!

Y como diría un ateo: “Que dios nos coja confesados

Salud y Republica
  
P.D. ‘Encomiable’ la labor de equilibrio del PSOE, capaz de apoyar al PP –decir sí, no, un poco, quizá al 155-- siempre de la mano de su partido amigo, con el que piensa seguir repitiendo el bipartidismo histórico ¡Toquemos madera! De Ciudadanos poco que decir, cada día más cercanos a la extrema derecha y más unidos al PP y locos porque su Inés Arrimada se arrime cada vez más a la presidencia de la Generalitat.


¡¡LIBERTAD PARA LOS JORDI!!

17 octubre 2017

Cataluña: ¡Otro inmenso error! Y van…

¿Cómo pueden ser tan torpes? ¿Acaso es lo que buscan? Una detrás de otra, el gobierno español y sus instituciones adláteres están siguiendo el camino del enfrentamiento. En vez de tratar de solucionar el problema, echan más gasolina al fuego catalán.

Hay que estar ciegos. Y lo están. El PP y sus instituciones españolistas (que no españolas) están jugando a la Victoria y parece que no van a cejar hasta que lo consigan. En vez de sentarse a dialogar, quieren que los independentistas se arrodillen y se humillen, y además meterlos en la cárcel. Hay que escuchar las declaraciones del PP y de Ciudadanos para darse cuenta de lo felices que les ha hecho el encarcelamiento de Sánchez y de Cuixart.

¿Cómo es posible ir a la cárcel por dirigir asociaciones civiles que propugnen la manifestación pacífica a favor de la independencia? ¿No va contra el derecho de manifestación y de libertad de opinión? Han traspasado el límite y hoy han vuelto a poner en marcha la máquina de fabricar independentistas. ¿Hasta cuándo?

¿Cuándo se enterarán que pueden frenar por la fuerza este proceso, de forma temporal,  pero que es imposible que sin diálogo se encuentre una solución definitiva? Se han empeñado en quemar las naves y lo están consiguiendo, son verdaderos provocadores. Y que no vengan con el cuento de la división de poderes, ya sabemos quién corta el bacalao en las instituciones del Estado. ¿Acaso debemos recordar como se elige el Poder Judicial o quién escoge al Fiscal del Estado?

La solución empezaba por haber contestado a la carta de Puigdemont con la aceptación de un diálogo desde cero, sin prejuicios por ninguna parte y si fuera necesario con una parte mediadora en el conflicto. Pues bien, en vez de dialogar –algo que el PP, por mucho que diga, siempre ha evitado— ahora ponen otro obstáculo al diálogo, la encarcelación de los dos líderes civiles más importantes del independentismo y seguirá, por si fuera poco, el 155.

Ni con golpes, ni con tribunales amañados, ni con presos políticos, ni con leyes represivas se puede solucionar nada. Muy al contrario, se proclaman héroes y se enardecen y endurecen las posiciones. No, así no. Con la legalidad están combatiendo a millones de catalanes que no se ven representados por la misma. ¿De verdad hay alguien que piense que así se puede solucionar algo? Vamos a la deriva. Y luego dirán…

Por cierto, la alegría de Ciudadanos, ese partido falangista que apoya a sus amos, es coherente. Se alegran y mucho, es lo que están buscando. Menos comprensible es la tibieza del PSOE que, aunque añada matices, sigue apoyando las barbaridades de este gobierno y sus instituciones, y para constatarlo retiran la reprobación a Sáenz de Santamaría.

Hoy, soy más pesimista que ayer. Y me temo que menos que mañana. No quieren convencer, quieren vencer a toda costa, que para eso tienen la fuerza. Han enterrado la política para sacar sus armas. Quieren infundir miedo y claramente se equivocan. Lo peor es que lo pagaremos todos, y ellos se irán de rositas…

Salud y República  

12 octubre 2017

El ‘A por ellos’ se acentúa en Cataluña

Puigdemont ha tenido que frenar, a pesar de que mantenga falsamente el pie en el acelerador. Era difícil poder ganar la batalla con esa asimetría de fuerzas. Un Estado poderoso siempre tiene las de ganar, aunque nunca se deben olvidar ciertos hitos históricos que desmienten esa aseveración. A corto plazo, la cuestión está casi zanjada. No queda otra que unas nuevas elecciones en Cataluña, bien sea porque la ruptura con la CUP le obligue a Puigdemont, o bien porque desde Madrid se imponga el 155, y a continuación se proclamen. No veo otra salida.

El Govern ha sido requerido por el gobierno central para que aclare si ha declarado la DUI. En caso de que diga que sí o que evite contestar, el gobierno tiene previsto aplicar el 155. En caso de que diga que no, la CUP romperá con Junts pel Sí.

Todo menos el dialogo. Y no dirán que no se les ha ofrecido por parte de los independentistas. Pero Rajoy, ayudado por su monaguillo Rivera –hoy más duro y más falangista que nunca--, no quiere dialogar, no ha querido nunca. Se ha visto en la obligación de aceptar sentarse en una mesa por el PSOE, pero estoy convencido de que es un paripé, con el fin de aparentar lo que nunca han sido: dialogantes.

Se pierde una oportunidad de oro. No se pueden hacer desaparecer los valores de una parte importante de catalanes, a la fuerza. Podrán actuar rotundamente, pero millones de catalanes seguirán sintiéndose independentistas. No cabe otra solución que sentarse para hablar, sin prejuicios ni barreras. De no ser así, se podrá aplastar la rebelión con la fuerza de las instituciones, de las leyes del Estado, de las fuerzas de orden, pero no se podrá convencer a nadie.

Hoy, justo hoy, 12 de octubre, hace 81 años que Unamuno dijo aquello de ‘venceréis, pero no convenceréis’. Se lo dijo a Millán Astrain, como contestación a su ‘Viva la muerte’. Y hoy la historia se vuelve a repetir. El PP, con su filial C’s, pretende vencer a toda costa, sin ni tan siquiera tratar de convencer. ¿Para qué? Una vez vencidos serán sometidos, deben pensar. ¡Craso error! Los valores y las cuestiones de conciencia no se pueden hacer desaparecer, se pueden tapar, se pueden acallar por la fuerza, pero ahí quedan. Sólo una dictadura puede mantener, por la fuerza y con presión –qué bien lo sabemos algunos--, ocultos esos valores, que permanecen indemnes a la espera de un resurgimiento en otro momento.

El Partido Popular sólo dialogará a la fuerza, lamentablemente. No hay nada más que escuchar a Rajoy, empecinado en el cumplimiento de la ley –podría aquí citar una retahíla de casos donde se la ha saltado impunemente— y a sus muchachos: Rafa Hernando el insultador, el canalla de Pablo Casado –un personaje que está en las quinielas para sustituir a Rajoy o para ser alcaldable de Madrid y que ha comparado el fin que tuvo Companys (fusilamiento) con lo que le puede pasar a Puigdemont--, o el propio Rivera, al que se le ha visto el yugo y las flechas en sus intervenciones. Y esa fuerza sólo puede venir de la oposición, el PSOE no ha estado a la altura dando su consentimiento a un Rajoy cuyo afán de victoria le ciega y le impide el verdadero diálogo. Ciudadanos es un caso aparte, se ha situado a la derecha del PP en su afán de acabar aniquilando a los independentistas. Sólo Unidos Podemos con un PSOE fuera de la triple alianza podrían obligar a Rajoy a un diálogo veraz.

No quisiera acabar sin hacer notar cuál ha sido, a mi modo de ver, el acelerante más importante que ha jugado a favor del gobierno español: El hecho de que empresas como CaixaBank, Abertis, Planeta, Colonial, Gas Natural y unas cuantas más hayan trasladado su sede social fuera de Cataluña ha sido definitivo. Sin menospreciar la fuerza del Estado central, estoy seguro de que el procès hubiera continuado si estas empresas hubieran decidido quedarse en una hipotética Cataluña independiente. ¡Poderoso caballero es Don dinero!

Hoy más que nunca se entiende el ¡a por ellos! desde las posiciones conservadoras y más reaccionarias. Y se equivocan. O buscan dialogando la fórmula para encontrar salida con un referéndum pactado o el problema se irá enquistando y, aunque parezca que se ha ganado este primer asalto, el combate seguirá en pie. ¡Al tiempo!

Salud y República

03 octubre 2017

Qué vergüenza de rey

¡Vaya discursito! Seguro que lo ha preparado Rafael Hernando, y él, en todo caso, ha quitado sólo los tacos. Un discurso pepero y lamentable, sesgado y sectario. Así es que, según este rey pepero, los únicos responsables son los gobernantes de Cataluña.

Y qué decir de lo que no ha dicho. Ha obviado lo que todo el mundo sabe, la responsabilidad política del PP y, no tiene perdón, además ni una mínima mención a lo que pasó el domingo. A los 850 heridos. Ni tan siquiera un recuerdo. Está claro que hoy, más que nunca, esté rey está defendiendo su poltrona, que ve en el alero.

Una falta de sensibilidad, unas omisiones graves, un tono amenazador a una de las partes, sin tocar la otra. Esto no es un discurso, es una apología al PP y a su trono. Este rey ha demostrado ser un pirómano y no un bombero, con este discurso no me extrañaría que desde Cataluña se acelerara la Declaración de Independencia.


Hoy, tenemos un responsable más de esta crisis: Felipe VI, un personaje cuya sangre azul coincide con los colores peperos. Hoy Felipe VI está en la picota. Muchos españoles se habrán dado cuenta de cuál es su verdadero objetivo: “Mantenerse en su puesto, ayudando al PP, que es su aliado natural”.

Estoy escuchando a distintos comentaristas de izquierdas, y parece mentira que todavía les intimide un jefe del Estado tan sectario como éste y se plieguen a criticas mínimas o a simples alabanzas. ¡Basta ya! Que este rey se vaya con Rajoy. Es hora de la III República. Hoy, más que nunca, Cataluña se está alejando. Y, francamente, no me extraña.

Salud y República

02 octubre 2017

Me quiero independizar de Rajoy

¡Qué vergüenza! ¡Qué desatino! ¡Hasta dónde hemos llegado! Este gobierno ha culminado su fracaso más absoluto ayer. Ya llevaba caminando mucho tiempo por la senda del desvarío, pero ayer ha llegado a la meta. Si Rajoy continúa como presidente del gobierno, es que no ha entendido nada. La única decisión posible es su dimisión y que alguien que sea capaz de dialogar se siente en una mesa con el gobierno de Cataluña.

¡Craso error! El hecho de enviar a la policía y a la guardia civil lo descalifican totalmente. Todo el mundo sabía que las condiciones del referéndum estaban bajo mínimos y, por lo tanto, después de todos los atropellos institucionales utilizados contra este acto, su resultado era poco importante. ¿Por qué entonces tratar de pararlo con la fuerza? ¿Por qué querer vencer a toda costa, enfrentando a las fuerzas del orden con la sociedad civil? ¿Es tan torpe como para no entender las consecuencias que le podrían traer?

Ha jugado a enfrentar desde el primer momento. La cosa empezó con esa asquerosa campaña contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña hace ocho años. Y luego ha desperdiciado el tiempo, ha dejado que crecieran los independentistas a costa de decisiones judiciales y de manejo de las instituciones, sin entender que hay cuestiones que sólo se pueden solucionar con el diálogo y la política, y que la ley y la justicia son insuficientes ante una petición popular masiva.

 Además de haber demostrado una forma de hacer política propia del siglo XIX: “a palo y tente tieso”, ha quedado ridiculizado. Resulta que ha enviado a 10.000 policías y guardias civiles para cerrar menos del 10% de los centros de votación. Y todo ello con unas consecuencias que vulneran claramente los derechos humanos. Ha sido un fracaso en toda regla, marcado por una acción policial cruenta y desproporcionado, que como resultado ha tenido más de ochocientos heridos.

Y no sólo su actuación ha provocado el aumento de independentistas, sino que le ha hecho perder la batalla internacional. Basta ver lo publicado por los periódicos más importantes del mundo para darse cuenta del absoluto fracaso de la decisión de ayer.

A todo esto, en vez de tratar de encontrar un camino que le lleve al diálogo, Rajoy y sus muchachos han salido voceando las virtudes de las intervenciones de ayer, hablando de proporcionalidad y de no haber permitido el referéndum. Más mentiras. Ni fueron proporcionales las cargas, ni se pudo evitar que –aunque fuera con dificultades— una parte importante del pueblo catalán pudiera votar.

Esa huida hacia delante de Rajoy –los independentistas le han llamado al diálogo— le está dejando muy tocado. La única medida que ha tomado ha sido la de reunirse con portavoces parlamentarios de su cuerda. Clara intención de no querer solucionar el problema, puesto que –al menos hasta ahora— sólo ha citado a una reunión a su monaguillo Rivera y al indeciso Sánchez. ¿Cómo es posible tratar de solucionar un problema cuando se evita que la otra parte se siente a dialogar¿ ¿Cómo se puede olvidar en una mesa que busca soluciones a Unidos Podemos –que cuenta con más de cinco millones de votos— o al PNV, cuyo ADN independentista sería indispensable tener en cuenta?

Pues ahí le tienen. Hay quien dice que Rajoy ya ha amortizado a Cataluña y no quiere saber nada de un territorio que le desprecia, también en votos, y que la ha sacrificado a cambio de conseguir más votos en el resto de España. Y es posible que esta irresponsable y vergonzante táctica sea verdad.

Sumen a este grave dislate, la gran corrupción del PP, la desigualad que ha creado, el apoyo a los bancos y el abandono a los dependientes, el uso de las instituciones para su beneficio…

Por favor, yo también quiero independizarme… de Rajoy.

Salud y República  

29 septiembre 2017

Cataluña: El gris también existe

El proceso de independencia catalán está llevando a tirios y a troyanos a una situación extrema, en la que todo lo que no está con uno de los dos bandos está en contra. Y lo que debería ser una amalgama de distintos colores, se ha convertido en un tablero de ajedrez, donde sólo imperan dos colores: el blanco y el negro.

O se está conmigo, o se está contra mí. Este parece ser el lema a estas alturas. Y, al que no esté ni con unos ni con otros se le llama equidistante, como si éste fuera el insulto político más grave que se pudiera decir.

Terrible error, que en los grandes conflictos suele ocurrir, el de no reconocer matices y gamas intermedias, que conducen sin remisión a una incomunicación que imposibilita la solución del conflicto. Y se acusa a quien defiende puntos diferentes a los dos grandes extremos, de enemigos de los dos. ¡Craso error!

Tener ideas diferentes a las que se presentan en conflicto es algo que debería ser normal. El mundo es cromático, también en política, con muchos matices, los colores intermedios, como el gris, también existen.

O se acepta el referéndum, convocado saltándose las leyes (también y sobre todo las propias, las del estatuto), o te acusan de alinearte con el PP. Pues no, miren ustedes. Las cosas no son blancas ni negras, y si hay alguien que así lo cree, será por un exceso de pasión (con o sin razón) o por fanatismo.

Hace mucho, antes de que este proceso endiablado y alimentado por Rajoy y sus muchachos comenzaron con la lamentable decisión de llevar al Constitucional un estatuto aprobado por las Corts, las Cortes y el pueblo catalán, yo ya había defendido –en aquel entonces, era por el pueblo vasco--, el derecho de autodeterminación de los pueblos. Por lo tanto, sigo defendiendo que Cataluña pueda ser lo que quiera ser, y que la única prueba de tal cosa es la celebración de un referéndum de autodeterminación, con garantías.

Lamentablemente a Rajoy y a sus muchachos, a mi modo de ver, les cegó su catalanofobia, y promovieron una campaña contra el Estatuto Catalán,  denunciando al Constitucional cuarenta artículos --cuando había sido aprobado suficientemente por los parlamentos nacional y catalán, así como por el pueblo catalán--, de los que treinta iguales fueron aprobados, sin poner obstáculos, en otros estatutos como el andaluz o el valenciano. Ahí empezó el baile.

Después ha seguido una inacción política por parte de Rajoy, que sólo ha contestado a las actuaciones catalanas con leyes y haciendo funcionar a instituciones donde tienen mayoría o directamente son gente de su confianza, como el Tribunal Constitucional o la Fiscalía del Estado. Otro grave error pepero, que al no atacar el problema con diálogo y medidas políticas acordadas, durante más de siete años, ha sido la gran máquina de fabricación de independentistas, que han pasado del 25% hace siete años a casi el 50% hoy, a costa de los errores y falta de política de los peperos.

Pero Rajoy es Rajoy y el PP es el PP, y no hay vueltas que darle, hoy siguen incrementando la tensión. Y, a la imposición por parte catalana de un referéndum fuera de la Constitución española, sigue pretendiendo ganar la guerra. Otra equivocación de libro. Aquí, si se quiere salir vivos el dos de octubre no debe haber ni vencedores ni vencidos. La victoria de un lado puede significar el triunfo del otro bando. No, del día dos sólo se espera una cosa: una mesa de diálogo para pactar un compromiso y que el pueblo catalán pueda expresar cómo quiere relacionarse con el resto del Estado. Todo lo demás, son milongas, por una y por otra parte. Ni se puede declarar la independencia con el resultado de un referéndum como el convocado, ni se puede aparcar por más tiempo una situación como ésta o atajarla por la fuerza.

Dejémonos de actuaciones que pueden quebrar la convivencia, no se puede perder el tiempo. El 80% del pueblo catalán quiere decidir su destino y contra eso no hay nada que hacer, salvo dejarle que proyecte su futuro. Hay que pactar ese referéndum con garantías, porque es la única posibilidad de conocer, de verdad, qué quieren los catalanes; todos, no una parte.

Salud y República